Mantenimiento para tu patinete eléctrico
Ya tienes tu tan esperado patinete eléctrico, ahora, ¿cómo lo vas a cuidar?

Si una de tus preocupaciones es que tu patinete deje de funcionar con normalidad, tranquilo, al ser aparatos tan sencillos, las probabilidades de que algo vaya mal son realmente bajas. Aún así, como todo, si se cuida, dura más. tY aquí e explicamos cómo:

En primer lugar y lo más importante, la batería. Sin un buen funcionamiento de la misma, nuestro patinete eléctrico no es más que un patinete a secas.

Los consejos son fáciles: Nunca dejes que la batería se descargue del todo, y cuando las pongas a cargar hay que esperar a que llegue al 100% y una vez llegado a ese punto, desconectarlo inmediatamente. Además, evita circular a máxima potencia. Si vas moderando la velocidad, das tiempo a que la batería se regenere.

La transmisión de los patinetes, ya sea por cadena o por correa, para poder llegar a la máxima potencia de una manera óptima, deben de estar tensadas dejando más o menos un centímetro de juego. Ya que si están tensadas del todo, la correa o cadena puede romperse.

Una de las partes que más sufre desgaste son las pastillas de freno. Hay que revisarlas de vez en cuando y, llegado el caso, remplazarlas. ¿Pero cómo se revisan? Fácil. Destensa el cable de la maneta de freno lo máximo posible, una vez hecho esto, desenrosca la tapa de las pastillas y sácala. Quita el polvo y suciedad con aire a presión y vuelve a colocar todo en su sitio.

Mantenimiento de las ruedas es esencial también. Has de comprobar de vez en cuando que las ruedas están lo suficientemente hinchadas. Siempre es mejor, para estar prevenidos, tener alguna rueda de repuesto.